Inversion Socialmente Responsable

 

A la hora de decidir dónde vamos a invertir nuestros ahorros podemos tener en cuenta además de los habituales criterios financieros –liquidez, rentabilidad y riesgo- otros algo menos tradicionales – éticos, sociales y ambientales.

 

Con estos últimos consideramos además del riesgo y el beneficio, el impacto que la actividad de las empresas o instituciones en las que invertimos nuestro dinero – bien sea a través de fondos de inversión, planes de pensiones u otras alternativas de ahorro- tiene sobre nuestro entorno.

 

Para ello nace la Inversión Socialmente Responsable, o I.S.R. 

 

 

¿Qué es la Inversión Socialmente Responsable?

 

Inversion Socialmente Responsable

 

 

Idea

La ISR es un tipo de inversión que no sólo tiene en cuenta criterios financieros como la rentabilidad y el riesgo, sino criterios AGS, esto es, Ambientales, Sociales y de Gobierno corporativo. 

 

 

Ambientales: Se valora el impacto que la empresa puede tener sobre el medio ambiente, teniendo en cuenta factores como la emisión de gases de efecto invernadero, la inversión en energías renovables, la eficiencia energética, el agotamiento de los recursos naturales o la contaminación entre otros. 

 

 

 

Sociales: Se miden las relaciones humanas, valorando políticas de respeto de los derechos humanos, inversión en salud, educación, el respeto de los derechos laborales de los trabajadores, la práctica de actividades comerciales comprometidas e incluso la cadena de relación entre cliente-empresa-proveedor entre otros. 

 

 

 

Gobierno Corporativo: Se estudia la forma en que la empresa es dirigida, administrada y controlada, analizando  las relaciones que ésta mantiene con sus accionistas, consejeros y directivos. También mide la transparencia, su política interna y su cultura social y empresarial. 

 

 

 

Guía Spainsif: Manual de la Inversión Socialmente Responsable 

 

 

A la hora de aplicar estos criterios, los gestores de inversiones pueden aplicar varias estrategias (de Exclusión, Screening basado en normas, Best-in-Class, Integración ASG, Engagement y Voting, Inversiones temáticas e Inversiones de impacto), aunque lo habitual es que se clasifiquen en estas dos:

 

1.- Estrategias de I.S.R. excluyentes

2.- Estrategias de I.S.R. valorativas

 

 

Estrategias de I.S.R. Excluyentes

 

Criterios excluyentes ISR

Al aplicar estrategias de I.S.R. excluyentes el gestor rechazará invertir en empresas que atenten contra el cuidado del medio ambiente, los derechos humanos y el buen gobierno.

 

Por tanto, no invertirá en empresas que se dediquen a la producción de energía nuclear, que estén relacionadas con el juego o la explotación laboral, que fabriquen armas, destruyan el medio ambiente o atenten contra la salud publica  (por ejemplo el tabaco), que se vinculen con la pornografía, esclavitud o la guerra, e incluso podrá ir más allá y sacar de la ecuación también a aquellas que no cumplan con los principios del pacto mundial de la ONU.

 

Excluir por tanto significa decir TÚ NO. 

 

 

Estrategias de I.S.R. Valorativas

Criterios Valorativos ISR

Por otra parte, al aplicar estrategias de I.S.R. con criterios valorativos, el gestor tiene en cuenta específicamente aquellas empresas que contribuyen positivamente al desarrollo de este tipo de valores.

 

De modo que invertirá en empresas que trabajen con energías renovables, que promuevan el transporte público, que lleven un control adecuado del gasto energético, que apliquen políticas de igualdad, trabajo digno y empleo estable y que sean transparentes.

 

Valorar por tanto significa decir TÚ SÍ.

 

 

¿Es una I.S.R. rentable?

 

Por último, nos preguntaremos si este tipo de inversiones, mucho más éticas, sociales y ambientales son, al menos, igual de rentables que aquellas que no lo son.

 

Pues sí, las I.S.R. son competitivas.

 

Los últimos informes indican que las I.S.R. se están posicionando muy bien frente a las inversiones más tradicionales, ya sea porque hay más demanda (tanto por parte de las instituciones como por los pequeños ahorradores, cada vez más concienciados)  o porque las empresas tienen que mantener políticas sostenibles a largo plazo y su supervivencia en los mercados, frente a otras que no las valoran, es mayor.

 

De hecho, el Estudio Spainsif 2018 sobre la Inversión Socialmente Responsable en España indica que en los últimos cinco años la rentabilidad de las I.S.R. es superior a la rentabilidad media de inversiones más tradicionales, y está actualmente en claro crecimiento.

 

 

CONCLUSIÓN

 

A la hora de invertir nuestros ahorros es importante tener en cuenta a qué van a ir destinados, qué proyectos se van a financiar con ellos, qué tipo de empresas van a utilizarlos y cómo la actividad de éstas va a afectar a nuestro entorno y a nuestro futuro.

 

Evidentemente no podemos obviar los criterios de liquidez, rentabilidad y riesgo, pero sí podemos añadir unos nuevos, los de Inversión Socialmente Responsable, para que de alguna manera, al ahorrar e invertir, ayudemos a que nuestro planeta, nuestra sociedad y las empresas sean mejores.

 

 

A la Inversión Socialmente Responsable dile SÍ. 

 

 

Un saludo,

Mi Pequeño Ahorrador

 

Comparte

Si te ha gustado este post, ayuda a difundir la #EducacionFinanciera y comparte

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This