Planes de Pensiones

 

 

Llega el fin de año y con él toca plantearse, si no lo hemos hecho ya, si debemos aportar o no dinero a un Plan de Pensiones.

 

Los medios nos bombardean con el tema. Las entidades financieras, Compañías de Seguros e incluso alguna Fintech, ponen toda la carne en el asador por estas fechas y nos instan a que contratemos un Plan de Pensiones, a que les traspasemos el que tengamos en la competencia, o a que aportemos al nuestro.

 

 

Televisión, correo electrónico, buzón…

 

¡Ha llegado su hora!

 

El Plan de Pensiones, como el turrón, es ahora el gran protagonista.

 

 

 

Pero, sabemos realmente ¿Qué es un Plan de Pensiones?

 

 

Según el RD Legislativo 1/2002 de 29/11 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Regulación de los Planes y Fondos de Pensiones, se entenderá por plan de pensiones todo acuerdo que revista la forma de contrato, acto constitutivo o normativa que defina o prevea prestaciones de jubilación y, en su caso, prestaciones complementarias, así como las condiciones para su obtención. 

Fuente: Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones

 

 

¿Que son qué?

Huchas. Los Planes de pensiones no son más que huchas donde los ahorradores, con mayor o menor esfuerzo, depositan su dinero en vistas de su jubilación.

 

No son el único modo de ahorrar dinero para la jubilación, pero sí que son el  más rentable fiscalmente hablando.

 

 

 

¿Qué significa más rentable fiscalmente?

 

 

Sencillamente que consiguen que paguemos menos impuestos, es decir, que cuando hagamos nuestra declaración de la renta el año que viene, o bien Hacienda nos devolverá más, o bien tendremos que pagarle bastante menos.

 

Sin embargo las últimas reformas fiscales han hecho que estos sistemas de ahorro sean cada vez menos apetecibles, bien porque han reducido a la máxima expresión la cantidad de dinero que podemos meter en ellos, bien porque han aumentado la carga fiscal a la hora de su rescate.

 

 

 

Aun así, y pese a todos estos cambios, es imprescindible tomarse la molestia de estudiar detenidamente si nos interesa o no meter nuestro dinero aquí.

 

 

 

No hay que olvidar que, con mayor o menor fortuna, también nos aportan una rentabilidad económica, o lo que es lo mismo, nos dan intereses, intereses que unidos a lo que nosotros vayamos ahorrando, harán que nuestra vida de jubilados sea algo más holgada.

 

 

Motivos principales por los que es bueno ahorrar en un Plan de Pensiones

 

 

1.- Porque nos ayudan a prepararnos para nuestra jubilación.

2.- Porque cada vez que metemos dinero en ellos pagamos menos impuestos.

3.- Porque nos dan intereses.

4.- Porque podemos dejar de hacerlo en cualquier momento.

5.- Porque en casos extremos podemos romper la hucha.

 

 

1.- Porque nos ayudan a prepararnos para nuestra jubilación

 

Ahorrar para nuestra jubilación

 

Curiosamente estas huchas nacieron para incentivar a los trabajadores a ahorrar para su jubilación, y aunque hoy en día puedan parecer menos atractivos, es importante tener en cuenta que su objetivo es loable y necesario.

 

No parece que nuestro actual sistema de pensiones pueda sobrevivir mucho tiempo así que, sin duda, debemos concienciarnos de la importancia que tiene el ahorro a tan largo plazo.

 

Por tanto lo primero es lo primero, debemos prepararnos lo antes posible para ese momento lejano, porque es posible que nuestros ingresos en la jubilación sean muy inferiores a los actuales y la vida para entonces seguramente será más cara.

 

2.- Porque cada vez que metemos dinero en ellos, pagamos menos impuestos

 

Pagamos menos impuestos

 

 

Los planes de pensiones desgravan, y cada vez que metemos dinero en ellos le pagamos menos impuestos a Hacienda.

 

Desgravar no es otra cosa que “dejar de gravar”, lo que en términos fiscales significa que a la hora de sumar todos nuestros ingresos para hacer las cuentas con Hacienda, el dinero que hemos aportado ese año a nuestro plan de pensiones nos cuenta en negativo, es decir, se resta de nuestros ingresos y, por tanto pagamos menos impuestos porque para Hacienda, ganamos menos.

 

Sí. Así es.

 

Reducen nuestra Base imponible y, como el impuesto es progresivo ⇒ «cuanto más ganas, más pagas«, supone también que ⇒ “cuanto menos ganemos, menos pagaremos”.

 

3.- Porque nos dan intereses

 

Intereses

 

 

Los planes de pensiones son un ahorro a largo plazo, y como huchas que son, si escogemos bien pueden darnos buenos intereses. Con el tiempo, el dinero que tengamos en nuestro plan de pensiones será mayor al que nosotros hayamos metido.

 

A esto se le conoce como rentabilidad económica.

 

Hay que estudiar qué tipo de plan de pensiones nos interesa tener. No olvidemos que el dinero que metemos se gestiona igual que cualquier otra inversión, y depende del riesgo que asumamos puede darse también el caso de que no sólo no ganemos más dinero del que hemos puesto, sino que perdamos parte.

 

En realidad, cuanto antes empecemos a prepararos, más fácil será que ganemos ya que cuanto mayor sea el plazo, la posibilidad de obtener una buena rentabilidad también lo será.

 

Lo importante, escoger bien, teniendo en cuenta que normalmente el riesgo que podemos asumir en esta hucha depende de nuestra edad, de nuestros ingresos, de nuestro patrimonio, y sobre todo, de nuestra necesidad de disponer o no de ese dinero a un corto plazo, así que lo mejor es hablarlo con nuestro gestor y dejarnos asesorar debidamente.

 

4.- Porque podemos dejar de hacerlo en cualquier momento.

 

 

 

Hoy podemos meter dinero en nuestra hucha porque nos interesa y mañana, si no nos viene bien, simplemente podemos dejar de hacerlo.

 

Es recomendable que dado que nuestra idea es ahorrar para nuestra jubilación nos planteemos esto como un compromiso a largo plazo pero, seamos francos, la vida da muchas vueltas y no siempre vamos a estar igual. Si te quedas sin trabajo y justo te da para pasar el mes, quizás lo más adecuado no sea continuar ahorrando.

 

Por otra parte, el beneficio fiscal de un plan de pensiones puede cambiar -quizás este año nos corresponda pagar menos a Hacienda pero no tiene por qué ser siempre así.

 

Si nuestra situación cambia, su ventaja fiscal también, y si esto pasa debemos contactar con nuestro asesor fiscal a fin de tomar la decisión más acertada.

 

5.- Porque en casos extremos, podemos romper la hucha

 

Rescate de un plan de pensiones

 

Aunque los planes de pensiones nacen con la idea de que no se pueden tocar, esto no es del todo cierto.

 

Si nos suceden cosas realmente importantes como que nos quedemos sin trabajo, que nosotros o alguien que dependa de nosotros tenga una enfermedad muy grave, una invalidez o incluso una situación de dependencia, podremos romper la hucha.

 

Es más, con la nueva normativa sobre Planes de Pensiones, a partir del 2025 podremos sacar el dinero que hayamos metido diez años antes sin que medie causa alguna.

 

 

Motivos principales por los que “quizás” no es tan bueno ahorrar en un Plan de Pensiones

 

 

1.- Porque no nos aprovechamos del ahorro de impuestos que ofrecen.

2.- Porque no podemos sacar el dinero que metemos a nuestro antojo.

3.- Porque pagamos impuestos cuando lo sacamos.

 

1.- Porque no nos aprovechamos del ahorro de impuestos que ofrecen

 

desgravacion fiscal

 

 

Aunque los planes de pensiones desgravan (hacen que paguemos menos impuestos) puede que en nuestro caso nos dé igual. No todo el mundo necesita aprovechar la ventaja fiscal de un plan de pensiones.

 

Si hacemos la declaración de la renta y, por nuestras circunstancias personales tenemos la gran suerte de que el Gran Hermano nos devuelve todo cuanto le hemos pagado a lo largo del año, sencilla y llanamente, no nos va a devolver más porque nos hagamos un plan de pensiones, entonces ¿para qué hacerlo?.

 

Si queremos ahorrar para nuestra jubilación y el plan de pensiones no nos desgrava, nos toca buscar otra hucha mucho más interesante.

 

2.- Porque no podemos sacar el dinero que metemos a nuestro antojo

 

Falta de liquidez

 

 

Los planes de pensiones no se pueden sacar cuando uno quiera. No son un producto de ahorro con disponibilidad total ni en cualquier momento.

 

Bien, quizás ésta parezca una gran desventaja pero no lo es tanto.

 

Si nuestra idea es ahorrar para la jubilación no deberíamos poder romper la hucha a nuestro antojo, que ya sabemos lo que pasa, que al final llegado el momento no tendremos un clavel. No es cuestión de gastarnos los ahorros de la jubilación para arreglar el tejado, o para comprarnos un coche ni, por muy mal que nos parezca, para pagar los estudios de los hijos.

 

Sin embargo, y dado que no podemos tocar el dinero cuando nos plazca, lo mejor es meter aquella cantidad que no vayamos a necesitar.

 

Si lo hacemos así, tampoco nos generará un problema a largo plazo y mantendremos en pie una de sus grandes ventajas “ahorrar para nuestra jubilación”.

 

3.- Porque pagamos impuestos cuando lo sacamos

 

Carga fiscal

 

 

Cuando rescatamos un plan de pensiones, de nuevo, nos toca echar cuentas con Hacienda. Todo o parte del dinero que sacamos, nos cuenta como una nómina a la hora de hacer la declaración de la Renta, y por tanto, pagamos impuestos por ello.

 

Esta es con toda seguridad, la mayor preocupación de todos cuantos tienen un plan de pensiones, la factura que pasará Hacienda cuando se jubilen y opten – si es el caso- por sacar todo el dinero que han ahorrado hasta el momento.

 

Pagar hay que pagar, eso seguro, pero aunque muchos piensan que hoy en día los planes de pensiones no son tan interesantes porque todos los impuestos que se ahorra uno cuando mete dinero, los paga por partida doble cuando se rescatan en la jubilación, esta afirmación no es del todo cierta.

 

Pagar impuestos se pagan, pero que no compense… eso es harina de otro costal.

 

Para afirmar esto con certeza tendríamos que hacer magia y estar ya en el momento de jubilarnos, sumar a todo el ahorro fiscal que hemos tenido a lo largo de los años, los intereses que nos ha dado el plan de pensiones, y a todo esto restarle los impuestos que paguemos por el rescate, eso sí, exclusivamente por el rescate.

 

La cuenta de la vieja, vaya.

 

 

⇒ Resultado = Cuánto he pagado de menos a Hacienda + Cuántos intereses me ha dado – Cuántos impuestos pago ahora

 

 

Asumamos que esto es prácticamente imposible saberlo hoy, porque el resultado depende del ahorro fiscal que hayamos obtenido y éste, a su vez, de nuestros ingresos y cómo no, de lo que decidamos meter o no cada año.

 

A no ser que lo estemos valorando a dos o tres años vista, es mucho suponer.

 

Por otra parte, el pago de impuestos en el rescate dependerá también de la pensión que nos quede, y de los ingresos paralelos a ésta que podamos tener (alquileres, dividendos de acciones, actividades profesionales o empresariales, intereses de otros ahorros… ), ya que el dinero que sacamos de nuestro plan de pensiones se suma al resto de nuestros ingresos a la hora de echar las cuentas con Hacienda.

 

No tendrá el mismo impacto un jubilado que cobra 600 € al mes que uno que cobra 2.000 €, tiene 1.000 € por rentas por alquileres, cobra 300 € de dividendos de acciones y otras muchas cosas más.

 

No, no es fácil saberlo ahora.

 

Son demasiadas las incógnitas que existen a este plazo para hacer dicha afirmación tan a la ligera, sin tener en cuenta además que con la velocidad a la que cambia la normativa fiscal, nadie sabe qué gravará ni qué desgravará dentro de unos años.

 

En todo caso, cierto es que aquellos que ya han sufrido el azote de Hacienda al rescatar su plan de pensiones, o que no fueron debidamente asesorados al hacerlo, ahora nos advierten encarecidamente que no se nos ocurra hacernos uno.

 

Bueno, quizás no se han parado a comparar el dinero que han pagado con todo lo que se han ahorrado durante los años anteriores, o puede que, en su caso particular, no hubieran tenido que invertir sus ahorros en un Plan de Pensiones.

 

No existen verdades absolutas.

 

Cada cual tiene que analizar su propia situación.

 

 

Conclusión

 

Realmente un plan de pensiones puede ser una alternativa muy interesante para colocar nuestros ahorros, y por muchos motivos.

Sus inconvenientes quizás no lo sean tanto si lo pensamos bien, así que lo que tenemos que hacer es, sencillamente, tomarnos la molestia de mirarlo.

 

 

Un saludo,

Mi pequeño ahorrador

 

Comparte

Si te ha gustado este post, ayuda a difundir la #EducacionFinanciera y comparte.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This