( 

 

Últimamente muchos ahorradores se preguntan qué es eso de «las comisiones» que se les cobra por tener un fondo de inversión, pensando quizás que lo de invertir en fondos «era gratis».

 

Si volvemos a repasar Qué es un Fondo de Inversión veremos que es un vehículo a través del cual los ahorradores (partícipes) pueden acceder a los mercados financieros, que necesita de una sociedad gestora que invierta el dinero que todos los ahorradores han puesto (el patrimonio) y también de una entidad depositaría que lo guarde.

 

Por tanto, si tenemos a unos profesionales detrás (la sociedad gestora) que se encargan de invertir ese patrimonio, y a otros profesionales que se encargan de guardarlo (la entidad depositaría) tenemos que entender que no pueden hacer su trabajo gratis.

 

Y siendo así ¿Cómo cobran por su trabajo?

 

No lo hacen en forma de nómina, como un empleado por cuenta ajena tradicional, sino a través de comisiones y otros gastos que pueden aplicar por diferentes motivos:

 

Veamos cada una de ellas con más detalle.

 

COMISIÓN DE GESTIÓN

 

gestion

 

La comisión de gestión es la que cobra la entidad gestora por invertir el patrimonio del fondo en beneficio de los partícipes, es en cierto modo como la nómina que cobra un empleado por su trabajo.

Esta comisión se puede cobrar en función del patrimonio del fondo, de su rentabilidad o un mix de ambas, pero en cualquier caso respetando el % máximo anual establecido.

 

Si la comisión se cobra sobre el patrimonio del fondo, no podrá ser superior al 2,25 % de éste (salvo para fondos inmobiliarios que podrá ser del 4%).

Si la comisión se cobra sobre los resultados no podrá ser superior al 18 % de éstos (salvo para fondos inmobiliarios donde el limite es del 10 %).

Si la comisión se cobra en forma de mix, es decir, una parte sobre el patrimonio y otra sobre los resultados, la del patrimonio tendrá que ser máximo del 1,35 % y la del resultado del 9 % (salvo en fondos inmobiliarios que es podrá ser del 1,50 % y del 5 % respectivamente).

 

Es una comisión implícita, lo que quiere decir que se resta diariamente del valor liquidativo del fondo facilitando al participe (inversor) saber claramente cuál es el valor de su fondo en cada momento, ya que lo que ve, es lo que vale.

 

COMISIÓN DE DEPÓSITO

comisiones fondos de inversion

La comisión de depósito es la que cobra la entidad depositaría por custodiar y administrar el patrimonio del fondo y puede ser como máximo del 2‰ anual de éste.

 

Viene a ser lo mismo que pagar el alquiler de un trastero, eso si, con guarda de seguridad.

 

Es una comisión implícita, lo que quiere decir que se resta diariamente del valor liquidativo del fondo facilitando al participe (inversor) saber claramente cuál es el valor de su fondo en cada momento, ya que lo que ve, es lo que vale.

 

COMISIÓN DE SUSCRIPCIÓN

 

La comisión de suscripción es la que se cobra por entrar en un fondo de inversión, al igual que en el cine se paga por ver una película. Se aplica tanto a las nuevas suscripciones (dinero que viene de una cuenta corriente) como a los traspasos (dinero que viene de otros fondos de inversión).

 

La mayoría de los fondos españoles no cobran comisión de suscripción, aunque los hay que sí, como los fondos con elevada exposición al crédito, los fondos inmobiliarios y los fondos garantizados.

 

La comisión de suscripción es explicita, lo que implica que la paga el partícipe y se descuenta del valor liquidativo de las participaciones que adquiere, no pudiendo ser superior a un 5 % de éste. Se carga en el momento en que se realiza la suscripción como un porcentaje del importe suscrito y deduciéndose de este.

 

Supongamos que queremos invertir 10.000 € en el fondo MipequeñoAhorrador F.I. , pero como es un fondo muy exclusivo aplica una comisión de suscripción del 4 %.

Aunque nos gastemos 10.000 € tan sólo invertiremos 9.600 €, ya que los otros 400 € serán comisiones. 

 

COMISIÓN DE REEMBOLSO

 

La comisión de reembolso es la que se aplica por salir de un fondo de inversión. Es una comisión de «no permanencia» así que afecta tanto a las cancelaciones (sacar el dinero a una cuenta corriente) como a los traspasos (cambiar a otro fondo de inversión).

 

 

La mayoría de los fondos españoles no cobran comisión de reembolso, aunque los hay que sí, como los fondos con elevada exposición al crédito, los fondos inmobiliarios y los fondos garantizados.

 

La comisión de suscripción es explicita, lo que implica que la paga el partícipe y se descuenta del valor liquidativo de las participaciones que vende, no pudiendo ser superior a un 5 % de éste. Se carga en el momento en que se realiza el reembolso, como un porcentaje del importe reembolsado y deduciéndose de este.

 

Supongamos que queremos sacar 10.000 € del fondo MipequeñoAhorrador F.I. aun cuando el fondo cobra un 4 % de comisión de reembolso.

Aunque vendamos 10.000 € tan sólo recibiremos 9.600 €, ya que los otros 400 € serán comisiones.

 

 

OTROS GASTOS

 

Además de las comisiones de gestión y de depositaria existen otro tipo de gastos de tipo legal (impuestos, gastos de las propias inversiones en otros fondos, en acciones, en inmuebles…) y de tipo administrativo (elaboración de informes, auditorías, consultorías… etc.). Estos gastos no se presentan en formato comisiones sino que se aplican al propio fondo, como los gastos de la cuenta de resultados de una empresa.

 

 

TER ó TOTAL EXPENSE RATIO

 

LA TER – Total Expense Ratio o Cifra de gastos totales anuales incluye todos los gastos que tiene un fondo de inversión, es decir, tanto las comisiones -de gestión, de depositaría y de éxito (no las de suscripción ni de reembolso) como el resto de gastos legales y administrativos que se aplican.

Se expresa en modo % mediante la siguiente fórmula:

 

Total Expense Ratio = Costes totales del fondo / Activos totales del fondo 

 

 

 

Es importante tener en cuenta que la información sobre estas comisiones y gastos aparece en el Folleto del Fondo y en el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor, y que además la CNMV obliga a las sociedades gestoras a enviar un informe anual personalizado en el que se indiquen -en % y en importe- todas las comisiones y gastos que se han cobrado.

 

Dicho esto, es importante tener en cuenta no sólo el Tipo de fondo de inversión que nos interesa en función de nuestro perfil de riesgo, sino revisar qué gastos tiene, y pensar que no se trata de escoger «el más barato» sino «el que mejor lo hace».

 

Un saludo,

Mi pequeño Ahorrador,

 

 

Comparte

Si te ha gustado este post ayuda a difundir la #EducacionFinanciera y comparte

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This